13 abril 2024

El número de trabajadoras en el sector tecnológico crece, aunque pocas llegan a puestos directivos

5 min read

Sólo el 12% de la población femenina cursa estudios de informática o tecnología, frente al 20% de la media europea

En la actualidad, las mujeres ocupan el 23% de los puestos de trabajo en el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en España. Una cifra que resulta optimista si la comparamos con la del año anterior, un 19,8% de los puestos digitales. Es decir, que tres de cada diez trabajadores del sector eran mujeres, tal y como recoge el estudio Competencias transformadoras para la igualdad de género en la sociedad y la economía digital (junio 2020) del Observatorio de Igualdad y Empleo.

De hecho, España se situaba en 2020 un punto por encima de la media europea. Sin embargo, si acudimos a las universidades, sólo el 12% de la población femenina cursa estudios de informática o tecnología, frente al 20% de la media europea, según un estudio del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI), en colaboración con el Instituto de la Mujer.

Aun siendo minoría en los centros de estudios, los reclutadores y recursos humanos que se encargan de seleccionar a los futuros trabajadores constatan cifras muy igualadas. “De todos los currículums que reciben en las empresas, alrededor del 45% son mujeres, cuando hace menos de cinco años solo llegaban al 5%”, explica a EL MUNDO Ana Orihuela, que trabaja en la selección de perfiles para distintas empresas tecnológicas.

Un cambio que también han constatado mujeres como Theresa Bobis, directora regional para el Sur de Europa de DE-CIX, el mayor operador de Internet Exchange del mundo, que además cuenta con más de 25 años de experiencia en multinacionales del sector. “Desde mediados y finales de los noventa, veo cada vez más mujeres en los distintos departamentos y jerarquías. También veo que cada vez hay más mujeres en puestos directivos”, señala Bobis a EL MUNDO.

“Hay sectores que todavía se resisten, como el tecnológico o el de la movilidad. El conocido como techo de cristal existe y es más evidente cuando nos referimos a las compañías del ámbito tecnológico”, señala a esta publicación Isabel García, directora general FREE NOW España, una de las app de movilidad líderes en Europa.

UN 15% DE MUJERES EN PUESTOS DIRECTIVOS

Este aumento también se refleja en los roles de mayor responsabilidad, pero mucho menos, ya que solo un 15% de las mujeres ocupan puestos de dirección en España, según el informe Women in Business 2022. Sin embargo, esto no es por falta de interés ya que, dentro del sector, el 30% de las desarrolladoras españolas desearía encargarse de tareas directivas y todavía perciben cierta discriminación a la hora de asumir roles de responsabilidad, según el último estudio realizado por Codemotion, la plataforma de referencia para el crecimiento profesional de los desarrolladores y las desarrolladoras.

Esta empresa, fundada y liderada por dos mujeres, cuenta con una gran comunidad de desarrolladoras cuyo objetivo es dar visibilidad a la situación de las mujeres dentro del mercado laboral tecnológico, así como aconsejar a las empresas diferentes iniciativas para fomentar entornos más inclusivos.

TRABAS PROFESIONALES

De hecho, en el marco de este mismo análisis, el 44,3% de las desarrolladoras encuestadas tiene aspiraciones de ocupar puestos de mayor responsabilidad y contribuir así en decisiones estratégicas. Sin embargo, muchas de ellas se enfrentan hoy en día a brechas salariales hasta en los mismos salarios que ofrecen las empresas del sector tecnológico. Un 41,1 % de las mujeres encuestadas aseguró haber recibido ofertas de empleo que superan los 40.000 euros, en comparación con un 48,5% de los hombres.

“Entre las principales dificultades que he encontrado durante mi carrera profesional, la principal han sido las suposiciones. Es decir, cuando de pequeña te decían ‘las chicas juegan con muñecas y los chicos con coches’, sin darte cuenta, estaba creando ya una imagen de lo que tendrías que ser profesionalmente en el futuro, aunque fuera de forma involuntaria”, subraya García.

“He tenido mucha suerte porque en mi casa nos educaron en igualdad y se hizo mucho hincapié en que las mujeres tuviéramos una carrera profesional para ser independientes económicamente. Lo increíble es que ahora eso se da por hecho, aunque hay que seguir educando en muchos ámbitos. La sociedad sigue siendo muy determinante y, por esta razón, es tan importante que se estén eliminado gran parte de los roles de género y los sesgos”, añade García.

Tanto Bobis como García señalan que durante su carrera profesional no han encontrado trabas concretas, pero sí retos y mucho trabajo duro para lograr sus objetivos y avanzar en su carrera profesional, adaptándose a los cambios tecnológicos y aprendiendo de la tecnología nueva que se va implementando, ya que el sector TIC está en constante evolución.

TRABAJADORAS Y MADRES

Aunque García sí recalca que se ha enfrentado a los prejuicios sobre la maternidad. “Mucha gente cree que tus aspiraciones profesionales acaban cuando eres madre y eso no es así”, advierte. Insiste también en la importancia de derribar estos prejuicios para ponérselo más

fácil a las generaciones siguientes. “En aquellos momentos en los que era la única mujer en el equipo directivo, fue muy importante mantenerme fiel a mi estilo de liderazgo y a mis valores, defendiendo siempre mi punto de vista, de una forma firme y educada, demostrando mi experiencia y talento. No fue siempre fácil”, añade García.

Por ejemplo, en Free Now, desde 2021 cuentan con unos objetivos para fomentar el talento y el liderazgo femenino y priorizar la igualdad laboral en todos los puestos de responsabilidad. Una estrategia que funciona ya que en la actualidad cuentan con un 50% de mujeres en puestos ejecutivos.

También cuentan con otras iniciativas como la adhesión al Chárter Europeo de la Diversidad, una iniciativa de la Comisión Europea; la creación de comunidades de empleados con contextos similares y a nivel local, realizan talleres sobre sensibilización y concienciación en igualdad de género para los taxistas que operan en la flota. Un sector que se percibe como masculino cuando desde la aplicación han registrado un aumento del 220% desde 2020 en las mujeres que trabajan como taxistas.

Por su parte, Bobis, que además de Europa, tiene experiencia en otros mercados como Asia o EEUU, percibe algunas diferencias. Según señala, en EEUU y Asia hay más oportunidades para las mujeres en el sector de la tecnología, tanto para acceder como para alcanzar con más rapidez los puestos de responsabilidad, que en Europa.